Jean Tirole: Hay que proteger al trabajador y no al empleo

Interesantes artículos de escritores y columnistas

Avatar de Usuario
Fermat
Mensajes: 3877
Registrado: 11 Ago 2015 5:31 am

Re: Jean Tirole: Hay que proteger al trabajador y no al empleo

Mensajepor Fermat » 09 Nov 2017 8:58 am

Acá otra entrevista en tono similar.

Jean Tirole: "Hay que proteger al trabajador, no al empleo"
CARLOS SALAS, 17 may. 2017 |12:24

Imagen
Jean Tirol. Autor de 'La economía del bien común' /SERGIO ENRÍQUEZ

Un día, el economista francés Jean Tirole salió a la calle y la gente empezó a pararle en todas las esquinas. "Por favor, necesitamos un libro de economía que podamos entender", le imploraban como si fuera un Mesías. Tirole había recibido en esos días el Premio Nobel de Economía (2014). Entonces decidió escribir un libro para el gran público. Le salió uno de 577 páginas que ha sido un éxito en Francia. Se titula La economía del bien común. Ahora se ha lanzado en España con la editorial Taurus. El libro se presentó en la Fundación Rafael del Pino de Madrid, donde tuvo lugar esta entrevista.

¿Y qué es la economía del bien común? "La economía no está ni al servicio de la propiedad privada y los intereses individuales, ni de los que querrían utilizar al Estado para imponer sus valores", dice Tirole al comienzo del libro. "La economía está al servicio del bien común para lograr un mundo mejor". Punto.

Tirole, nacido en Troyes en 1953, se graduó como ingeniero en la Escuela Politécnica de París, y luego obtuvo un doctorado en matemáticas en la Universidad París-Dauphine. Pero su gran empujón lo recibió cuando se fue a EEUU a estudiar al Massachusetts Institute of Technology (MIT), donde salió en 1981 con un doctorado en Ciencias Económicas. El libro explica al gran público parte de los trabajos que le hicieron ganar el Nobel. ¿Por qué la economía es tan difícil de entender? ¿Cuáles son los límites del mercado? ¿Por qué algunas medidas sociales tienen un reverso tenebroso? ¿Cuáles son los desafíos de las nuevas tecnologías? ¿Cuándo se debe parar los pies al Estado?

P .¿Alguien le dio consejos para escribir para todos los públicos?
R .Es la primera vez que escribo para grandes audiencias. Yo había escrito para políticos, o expertos como economistas o empresas. El problema es que hablamos con jerga académica, y el inconveniente era producir algo que la gente pudiera entender, porque siempre damos las cosas por supuestas.

P .¿No es esa postura parte de su idea de bien común?
R .Sí. Es importante extender nuestro conocimiento.

P . Usted dice en el libro que uno de los problemas de la crisis de 2008 fue que los economistas no informaron bien a la gente.

R .Por ejemplo, en España había una burbuja financiera y había expertos que lo sabían. El Banco de España lo avisó. Pero no fueron capaces de hacerlo entender a las grandes audiencias.

P .Usted empieza el libro hablando de los sesgos cognitivos, es decir, cómo nuestros razonamientos económicos están influidos por prejuicios ocultos.
R .Si no entendemos los sesgos cognitivos, será difícil comprender por qué la gente hace ciertas cosas: por qué postergamos nuestros deberes (procrastinar), o lo relativo al consumo de alcohol, los ahorros...

Seguir leyendo:
http://www.elmundo.es/cronica/2017/05/17/591837d9468aeb867c8b45ca.html
  0

Avatar de Usuario
Dos Equis
Mensajes: 4602
Registrado: 20 Oct 2015 10:54 am
Status: #Embecerrado

Re: Jean Tirole: Hay que proteger al trabajador y no al empleo

Mensajepor Dos Equis » 09 Nov 2017 9:35 am

(El clarín no permite copiar texto)
Pues pa mis corazones lo que diga el clarin. De todos modos no es gran vaina lo que se pierde uno, otro socialista de corazoncito mas para el pote de economistas humanistas.

----

Entrevista al Premio Nobel de Economía

Jean Tirole: "Hay que proteger a los trabajadores y no los empleos"

Para este economistas francés que llegará a Buenos Aires esta semana, será más importante en el futuro invertir en capital humano que en puestos de trabajo específicos.

Jean Tirole, premio Nobel de Economía 2014, visitará Buenos Aires esta semana. Participará del máximo evento de economistas en la región que se hará entre jueves y sábado: la reunión anual de la Asociación de Economía de América Latina y el Caribe (LACEA, por su sigla en inglés) conjuntamente con la Conferencia del capítulo latinoamericano de la Sociedad Econométrica (LAMES). Además de Tirole, incluirá exposiciones de otro Nobel, James Heckman, y figuras como James Robinson autor de Por qué fracasan las naciones, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, el presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, entre otros funcionarios y académicos. Se postularon más de 900 papers académicos y se presentarán más de 300 trabajos aplicados a los desafíos de la región. La Universidad de San Andrés será anfitrión del evento en esta oportunidad.

"La globalización vuelve a los países más ricos. No obstante, hay que abordar los problemas que trae para los trabajadores"

Clarín se contactó con Tirole en las últimas semanas. A continuación, un resumen del intercambio a modo de previa del evento que arranca en estos días.

–Usted es ingeniero y matemático, ¿en qué medida los modelos construyeron un muro para que el público general entienda la economía?

La economía en una democracia debe ser accesible para todos. Pero también creo que es útil entender por qué los economistas usamos las matemáticas. Una razón es que al igual que en cualquier ciencia, los economistas comenzamos con la construcción de teorías. Un modelo siempre simplifica la realidad y, de hecho, eso es lo que lo convierte en teoría y nos obliga a hacer suposiciones . Luego utilizamos la lógica para derivar las implicaciones de los supuestos. Pensar lógicamente puede ser complejo sin el uso de matemáticas. Como dice el economista de Harvard Dani Rodrik, utilizamos matemáticas no porque somos brillantes sino porque no somos lo suficientemente brillantes. Por último, llevamos a cabo pruebas empíricas utilizando datos ​​y econometría, o generamos nuevos datos a través de experimentos de laboratorio y de campo. Hay un ir y venir entre la teoría y la empírica. Si bien la economía cumple con los requisitos habituales de una ciencia, es inexacta: las teorías son imperfectas, los datos pueden ser escasos. Los economistas debemos ser humildes y explicar sólo cuando hay un consenso o una opinión mayoritaria sobre temas particulares.


–Kahneman primero, Shiller cuatro años atrás y Thaler ahora. ¿Acaso la teoría del pensamiento irracional es una respuesta a la explosión de los modelos económicos?

La economía construyó su propia identidad en el siglo XX. Fue positivo aunque provocó que los economistas ignoraran, en parte, las contribuciones de otras ciencias sociales. Pero en los últimos treinta años los economistas renovamos el diálogo con muchas de estas e incluso tomamos de prestado. En Francia creamos un Instituto de Estudios Avanzados en Toulouse (IAST), en el que interactúan antropólogos, biólogos, economistas, historiadores, expertos en Derecho, psicólogos, politólogos y sociólogos. El hecho de que tres premios Nobel fueron recientemente para economistas del comportamiento y un psicólogo refleja esta tendencia. Ahora, también hay que decir que las distorsiones del pensamiento conductual siguen patrones y a menudo tienen une explicación. Como Roland Benabou, yo y muchos otros hemos enfatizado, las distorsiones en nuestras creencias están “motivadas” por el deseo de tranquilizarnos sobre nuestro futuro. Por ejemplo construir una buena imagen de uno mismo, algo que destacó Adam Smith ya en La teoría de los sentimientos morales o sentirnos lo suficientemente seguros para darnos fuerza a la hora de hacer tareas. Nuestras creencias pueden ser en parte disfuncionales pero tampoco son aleatorias; diría más bien dirigidas por ‘algo’. Es importante descubrir estos factores que impulsan el “comportamiento irracional”, ya que, para predecir y hacer políticas públicas, debemos entender los patrones del comportamiento.

-Sostiene que la creatividad, la innovación en el futuro, podría ser propia sólo de unos pocos países. ¿Por?

Los países tienen talentos pero puede que no ofrezcan una buena oportunidad para construir las empresas que generen riqueza, recaudación y empleos en sus economías. Hoy existe una competencia muy intensa por el talento. Estados Unidos, entre otros, se benefició al atraer los mejores estudiantes, científicos y empresarios del mundo. Hasta cierto punto esto es merecido para EE.UU. pero también debemos darnos cuenta de que sus avances se logran a expensas de otros países que pierden sus talentos porque no pueden competir. No tienen Google, Microsoft, Apple, Amazon o la industria biotecnológica que inventa las drogas de el futuro. Muchos empresarios exitosos en Silicon Valley o en el MIT nacieron en el extranjero. Además, los talentos son muy móviles a nivel internacional. La forma de mantenerlos dentro de un país es volverlo atractivo para ellos que sigan allí.

"La mejor manera de mantener el talento en tu país es hacer atractivo que sigan viviendo en él"

–¿Es un tema de dinero esto último?

En parte. Pero también de gobierno. Los científicos en varios países se frustran porque sus gobiernos no se esfuerzan lo suficiente para lograr la excelencia en investigación y enseñanza o que el sistema no está basado en méritos. Los empresarios también suelen sentirse molestos por la complejidad de establecer y expandir sus negocios. Hay de todo.

– A la globalización, ¿hay que temerle?

Al igual que el progreso tecnológico, tiene consecuencias beneficiosas y redistributivas. Vuelve a los países más ricos y no sólo a los emergentes como India y China; la evidencia muestra que los países desarrollados se benefician. Es verdad que una fracción de su población se queda atrás; los trabajadores muchas veces compiten con las importaciones chinas y no necesariamente encuentran después un trabajo similar, especialmente en su propia región. Debemos abordar este problema. Pero el proteccionismo no parece ser la solución. Nos impide tener acceso a lo mejor que el mundo tiene para ofrecer, crea monopolios nacionales y finalmente provoca represalias por parte de otros países, de modo que los trabajadores de las industrias exportadoras pueden perder sus empleos.

"Los economistas debemos ser humildes y explicar algo sólo cuando hay un consenso o una opinión mayoritaria en un tema"

-¿Hasta qué punto sabemos cómo nuestros trabajos serán remodelados por la economía digital?

Es difícil prever la velocidad a la que se destruirán los puestos de trabajo y cuáles se destruirán primero. Muy difícil. Es cierto que profesiones como taxistas o camioneros parecen tener un futuro sombrío con la llegada de los vehículos sin conductor. Pero siempre se crean nuevos trabajos mientras otros se destruyen. Entonces la preocupación no es la “desaparición de empleos”. Los problemas son dos: ¿los nuevos trabajos serán atractivos? ¿Y cómo lidiaremos con el ajuste que impone la tecnología? Además, en los últimos treinta años somos testigos de una polarización en el mercado de trabajo. De nuevo, un aumento en la polarización en el futuro es difícil de prever con mucha certeza pero vemos que es una posibilidad seria. En función de todo esto necesitamos entonces pensar nuestro futuro, por ejemplo, proteger a los trabajadores y no a los empleos. Esto último hoy es más importante que nunca porque ninguna empresa planea ya crear trabajos para toda la vida cuando las tareas cambian de un momento a otro. Entonces hay que proteger a la gente brindándoles seguridad social, educación.
We the sheeple...
  0

Mikel
Mensajes: 3592
Registrado: 01 Sep 2015 5:21 pm

Re: Jean Tirole: Hay que proteger al trabajador y no al empleo

Mensajepor Mikel » 09 Nov 2017 12:22 pm

El autor plantea que se debe brindar seguridad social y educación para que la gente pueda asimilar la pérdida de un empleo dado que es el resultado de cambios tecnológicos que hacen que desaparezcan unos empleos y se creen otros distintos.

Aquí disfrutamos de una inamovilidad que obliga al patrono a mantener a sus trabajadores en cualquier crisis y en cualquier circunstancia, pero a la vez el emprendedor se desanima porque TEME crear puestos de trabajo que luego no sean productivos y deba mantener.

Pero siempre se crean nuevos trabajos mientras otros se destruyen. Entonces la preocupación no es la “desaparición de empleos”. Los problemas son dos: ¿los nuevos trabajos serán atractivos? ¿Y cómo lidiaremos con el ajuste que impone la tecnología? Además, en los últimos treinta años somos testigos de una polarización en el mercado de trabajo. De nuevo, un aumento en la polarización en el futuro es difícil de prever con mucha certeza pero vemos que es una posibilidad seria. En función de todo esto necesitamos entonces pensar nuestro futuro, por ejemplo, proteger a los trabajadores y no a los empleos. Esto último hoy es más importante que nunca porque ninguna empresa planea ya crear trabajos para toda la vida cuando las tareas cambian de un momento a otro. Entonces hay que proteger a la gente brindándoles seguridad social, educación.
  0


Volver a “Editorial y Opinión”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados