Liberalismo, utopía y Dios

Interesantes artículos de escritores y columnistas
Avatar de Usuario
Fermat
Mensajes: 4754
Registrado: 11 Ago 2015 5:31 am

Liberalismo, utopía y Dios

Mensajepor Fermat » 21 Abr 2018 4:28 am

Carlos Rodríguez Braun , 20 de Abril de 2018

Imagen

El liberalismo es en ocasiones criticado como si fuera un anhelo o una utopía. Y, para colmo de males, una utopía materialista, racionalista, y atea.

Si el liberalismo fuera solo un afán en pos de una quimera, cabría censurarlo identificándolo con el socialismo, que, sí es ilusión. Todas las variantes del socialismo, en efecto, han prometido el paraíso en la Tierra, desde aquella vieja consigna marxista que aseguraba que la extirpación del capitalismo conduciría a un mundo feliz que satisfaría todas nuestras necesidades.

Y con ese ensueño presuntuoso, Marx tuvo la osadía de desdeñar al socialismo no marxista llamándolo “utópico”. En verdad, el socialismo es una utopía, pero cuanto más se intenta alcanzar ese horizonte, cuanto más se procede a vulnerar las instituciones del mercado —la propiedad privada y los contratos libres— peor es el resultado práctico en el que se han concretado los proyectos anticapitalistas, que han llevado a la muerte a decenas de millones de trabajadores.

Se dirá que no todo el socialismo es tan criminal como el que regó la tierra con sangre obrera en China, Rusia o Camboya. Y es verdad. También existe un socialismo vegetariano que no desea la aniquilación completa del capitalismo sino su amputación parcial. Es el mundo de la socialdemocracia, que, al no ser plenamente anticapitalista, no asesina a los trabajadores en masa, sino que los somete al “ogro filantrópico” del que hablaba Octavio Paz: les arrebata mediante impuestos una porción abultada y creciente de su salario, y condiciona su vida con toda suerte de controles, regulaciones, prohibiciones y multas. Pero no los encarcela masivamente, y les permite elegir a sus gobernantes. También promete un paraíso igualitario, y también aduce que se alcanzará sacrificando sólo a los más ricos, lo que también promete el comunismo, y nunca es verdad.

El liberalismo, en cambio, no se parece al socialismo, ni al carnívoro comunista ni al vegetariano socialdemócrata, porque no aspira a cambiar el mundo convirtiéndolo en el nuevo Edén, sino que se basa en el respeto hacia los planes de vida de cada persona: es la persona el objetivo que el liberalismo aspira a preservar y a amparar, no la tribu. Se podrá decir que es una meta ardua, porque estamos rodeados de socialistas, es decir, de quienes procuran lograr un mundo mejor sacrificando la libertad individual. Pero una cosa es que el objetivo no sea sencillo y otra cosa es que sea utópico, como los objetivos de los socialistas.

El socialismo es por regla general materialista, racionalista y antirreligioso. Que en estos tres campos sea comparable al liberalismo es también dudoso.

El liberalismo no es materialista porque no cree que las personas sean meros medios para alcanzar fines, sino que somos un fin en nosotros mismos, en nuestras personas, que no se agotan en sus intereses materiales, aunque también haya que respetarlos. Por eso, por cierto, el liberalismo nunca equivale a una selva sino a un sistema de reglas que garantice ese respeto a las personas.

Tampoco es racionalista el liberalismo, porque desconfía de quienes proclaman saber mediante la razón y la ciencia cómo hay que darle la vuelta al mundo como un guante. El liberalismo se opone a esa “fatal arrogancia”, que diría Hayek.

Al partir de la base del respeto a las personas, el liberalismo respeta sus creencias, siempre que no comporten la violación de los derechos de los demás. Pero aunque el liberalismo no predica una creencia única, y la Iglesia evidentemente no es de liberales o socialistas sino de todos, es claro que el que sí es antirreligioso es el socialismo.

Por tanto, el liberalismo ni es hostil de por sí a las creencias trascendentes ni mucho menos conspira contra la moral. Pero sospecho que no es neutral, en el sentido de que, al defender, como vimos, que cada persona es un fin en sí misma, se acerca más a la religión que a su negación, precisamente porque la fe no es solo creer en Dios sino también creer que cada hombre y cada mujer somos imagen de Él.

Este artículo fue publicado originalmente en Actuall (España) el 18 de abril de 2018.

https://www.elcato.org/liberalismo-utopia-y-dios
  0

Avatar de Usuario
Tancredo
Mensajes: 1573
Registrado: 02 Nov 2015 2:14 am

Re: Liberalismo, utopía y Dios

Mensajepor Tancredo » 21 Abr 2018 10:15 am

Hay la tendencia a igualar liberalismo con capitalismo, pero no es realmente lo mismo.

La mayor parte del mundo no material o físico en el cual vivimos los humanos se podría llamar Orden Imaginado. ¿Porque imaginado? Por que aunque hay varias versiones que identifican las diferencias entre los humanos y los demás seres en que nosotros tenemos alma, raciocinio, inteligencia, etc, la diferencia básica es que nosotros, los humanos, tenemos imaginación. Y no solo eso, tenemos la facultad de hacer que nuestra imaginación les llegue a los demás a través de un lenguaje elaborado, y transformamos una imaginación individual en Imaginación Colectiva, tambien se le dice el Imaginario Colectivo.

Tan fuerte es ese Imaginario Colectivo que usándolo creamos un Orden Imaginado y vivimos sumidos en el.
En un momento dado el Homo Sapiens se imagino la religión, posteriormente se imagino las formas de organizarce en grupo, como comunidad, en protoestados, que pudieron ser nómadas y luego asentados, de mas de 150 individuos, que es un limite minimo aproximado de personas que se conocen todos entre si de forma cercana.
De ahí en adelante se podía estructurar un grupo común con personas que no conoces o que cuando mucho solo has visto o incluso ni eso, basados en un Orden Imaginado Compartido.
Pudimos haber compartido religión, algún dios o tótem en común, alguna conducta ritual, algún jefe político-religios común, o simplemente familiaridad por creernos descendientes de un patriarca de una dinastia creada.
Cuando esas comunidades crecieron o se asentaron, hicieron falta Leyes.
Las leyes realmente no existen en el plano físico, son una absoluta hechura imaginada, pero tenían que ser aceptadas de pleno por el grupo. Todos los códigos legislativos antiguos (hasta Dracón, ahí hubo un cambio) aunque claramente sabemos que son hechura humana, aparecen con un encabezado que indican que vienen de los dioses o con su aprobación o bendición.

La religión, las leyes y el poder, estan íntimamente relacionados en el Imaginario Colectivo, y aceptados por la generalidad de los colectivos. No estan en los genes de la especie, estan en esa diferencia con los otros seres vivos, en nuestra imaginación.

Otra cosa que es absolutamente imaginaria, y que es uno de los pilares de la civilización mundial creada por el Orden Colectivo Imaginado Humano es el Dinero.
El dinero existe y vale no porque nosotros creamos que el dinero tiene un valor de intercambio, es por que nosotros creemos que los demás creen en el.
Suena un poco enredoso, pero pongan se a pensar, cuando ustedes pagan con dinero lo hacen no solo porque ustedes creen que ese dinero vale algo, sino porque creen que la otra persona tambien cree en ese dinero.
En Venezuela tenemos actualmente un claro ejemplo de la ruptura de esa relación de creencias, ya no estamos seguros del valor del dinero llamado Bolívar, y aunque nosotros creamos que esos Bolívares que tenemos en el bolsillo valen, porque nos ha costado ganarlo con el sudor de nuestra frente, ya no estamos seguros de que el que queremos que lo reciba lo valore igual, de hecho no lo hace, y quiere que le des mucha mas cantidad de dinero/bolívares por los mismos artículos. Ese es realmente el razonamiento de la inflación, la ruptura de ese Orden Imaginado Colectivo en el caso monetario-economico-político.
Por eso luego de los procesos hiperinflación arios es comun los cambios de personajes en los gobiernos, porque reponer esa confianza imaginada colectiva es muy dificil. El que estropeo el Orden Imaginado de ninguna manera podrá reconstruirlo en el Imaginario Colectivo. La gente necesita creer, imaginar, que otro si lo hará.

Pero volviendo al punto de inicio, y en relación al tema que abre hilo, el liberalismo. Hace dos o tres siglos las ideologías ocuparon el nicho que habian ocupado las religiones, especialmente en Europa y América, y fue extendiéndose a través de la civilización global que fue formando un sistema económico llamado de forma genérica Capitalismo, o ¿porque no llamarlo con su apellido "Capitalismo Imperialista"? Y les aclaro que uso ese nombre de forma histórica, no política, ya que el capitalismo tal como lo conocemos se expandió por el mundo a través de Compañías de Capital de Accionistas.
Desde las Compañías Negreras, que no fueron los Estados los practicantes de la trata de esclavos sino compañías anónimas de inversionistas europeos o árabes (estos tambien tenían sus negocios o compañías con inversionistas en Arabia u Omán, Istambul o Persia), hasta la precursora de las Compañías de Indias Holandesa, y despues la Británica, que eran empresas privadas, con ejércitos propios, que terminaron formando Imperios, que eventualmente terminaron pasando a manos de los Estados.

Estas Compañías y muchas mas en los países occidentales, después de la Revolución Industrial, que realmente fue una revolución energética, donde se aprendió a usar masivamente la energía disponible para la producción, crearon el Capitalismo como lo conocemos.
Pero el Capitalismo no es propiamente una ideología, no es el Liberalismo.
El Liberalismo deja de centran se en las almas colectivas de las personas que se supone que tienen un destino común, la gloria de dios, o como lo quieran llamar.
El Liberalismo nos dice que cada individuo cuenta, y que todos y cada uno tenemos unos Derechos Humanos Universales, y que son inalienables, que nacemos con ellos y son intransferibles, ni a otros ni al Estado.

Despues de tanta narrativa quizás no les guste lo que les voy a decir, pero los Derechos Humanos Universales tambien Son Imaginados.
No existe prueba científica que demuestre que nacemos con esos derechos, como tampoco la hay de la existencia de dios o de que dios nos dio los diez mandamientos.
Por eso concluyo por ahora en afirmarles que las ideologias, en este caso el Liberalismo, son exactamente iguales a la Religión en el Imaginario Colectivo.

Es mas, y para abrir polémica, el fanático libertario del Foro es simplemente un fanático religioso más. Y me cae muy bien, no crean que no.
Y si aquí hubiera algún fanático ñangara como en el otro foro, sería exactamente lo mismo.
Y es posible que los que creemos en la ciencia también.
  +1


Volver a “Editorial y Opinión”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: freeyourmind y 4 invitados