Quién ayuda y quién no ayuda

Acontecimientos alrededor del mundo
Avatar de Usuario
Fermat
Mensajes: 4769
Registrado: 11 Ago 2015 5:31 am

Quién ayuda y quién no ayuda

Mensajepor Fermat » 15 Feb 2018 4:54 am

Javier Fernández-Lasquetty, 14 de Febrero de 2018
Imagen

Si alguna organización en el mundo se ha creído con derecho a darnos lecciones de ética a todos, ha sido Oxfam. Si alguien se ha creído que tiene el monopolio de los buenos sentimientos, ha sido Oxfam. Si alguien, en fin, nos ha juzgado como inhumanos a todos los que somos liberales, o simplemente a todos los que nos resistimos a creer que el socialismo sentimentalizado saque a nadie de la pobreza, ese ha sido Oxfam. Valga como ejemplo de su arrogancia moral una de las frases con las que se abre un informe publicado este mismo mes de enero: “Los gobiernos tienen la obligación de crear una sociedad más igualitaria priorizando a los trabajadores comunes y a los pequeños productores de alimentos en lugar de a los ricos y a los poderosos”. ¡A ver quién se atreve a decir lo contrario!

Oxfam clama contra la desigualdad, pero hay que preguntarse: ¿de verdad están en una relación de igualdad las mujeres haitianas que se prostituyeron y los integrantes de Oxfam que organizaron la gran fiesta a la que éstas acudieron? ¿O es que la desigualdad mala es la de los que no forman parte de Oxfam?

Oxfam habla del capitalismo como un sistema criminal, que mantiene sojuzgados a los más débiles. ¿No es una relación de fuerza y de sometimiento la que está presente en una organización que en solo un año ha registrado —y silenciado— hasta 87 casos de abusos sexuales cometidos por sus integrantes?

Oxfam extrae el dinero de los ciudadanos a través de sus impuestos, y además marca la agenda de lo que tienen que hacer los gobiernos. ¿No resulta increíble, entonces, que el presidente de su board internacional, el exministro izquierdista guatemalteco Juan Alberto Fuentes Knight, haya sido detenido bajo la acusación de corrupción?

Sin duda todas estas acusaciones deberán probarse ahora mediante el debido proceso, y mientras eso se produce prevalece la presunción de inocencia. Lo que ya no puede prevalecer es esa jactancia moral con la que Oxfam se ha comportado durante todos estos años. La misma arrogancia que le ha habilitado para presentar las cifras de la pobreza en el mundo de manera engañosa, cuando no directamente manipulada.

Más allá de los escándalos, mentiras y uso indebido de fondos ajenos que haya podido hacer Oxfam, subsiste algo más importante aún: lo que dice y lo que hace no sirve para reducir la pobreza en el mundo.

Seguir leyendo:
https://www.elcato.org/quien-ayuda-y-quien-no-ayuda
La única Revolución es la Revolución Moral
Martin Luther King
  0

Avatar de Usuario
Fermat
Mensajes: 4769
Registrado: 11 Ago 2015 5:31 am

Re: Quién ayuda y quién no ayuda

Mensajepor Fermat » 20 Feb 2018 4:12 am

OXFAM y su camino de servidumbre
LUNES, 19 DE FEBRERO DE 2018

“Dividamos las posesiones de un modo igualitario, y veremos inmediatamente cómo los distintos grados de arte, esmero y aplicación de dada persona rompen la igualdad. Y si se pone coto a esas virtudes, reduciremos la sociedad a la más extrema indigencia.”
David Hume


Durante muchos años, OXFAM se creyó la dueña absoluta de la buena conciencia y los propósitos justicieros. Sus campañas en contra del capitalismo, la desigualdad, los paraísos fiscales, los transgénicos, por más impuestos o las políticas de género, pagadas con masivas contribuciones privadas y de gobiernos, le convirtieron en una especie de Meca del progresismo.

Hasta hace unos días, cuando el periódico The Times de Londres revelócómo el staff comisionado por OXFAM para auxiliar en Haití durante la emergencia tras el terremoto de 2010, prostituía menores de edad, a quienes pagaban con los fondos caritativos que había recaudado, muchos de ellos subvenciones gubernamentales europeas. El escándalo tomó la fuerza de un huracán: pruebas de que OXFAM ocultó evidencias y protegió a los culpables, les dió una “salida digna y en fases” e incluso los recomendó con otras ong´s; la revelación de otros 87 casos de abuso sexual al interior de la transnacional de la felicidad, tan solo el año pasado; la comprobación de casos similares en Chad, en Sudán y hasta en la misma Unión Europea; gastos suntuosos de su personal pagados con fondos caritativos; el encarcelamiento de su flamante presidente internacional, en Guatemala, a resultas de otro caso de corrupción; acusaciones de ex funcionarias de la ong sobre casos intestinos de acoso sexual y laboral sin castigo para los culpables; en fin, la constatación de una política de delincuencia, abuso y encubrimiento organizados al interior de la ong británica, y que va más allá de las responsabilidades personales de los implicados.

¿Será muy arriesgado decir que la indecencia revelada en los intersticios de OXFAM podría ser una consecuencia directa de sus posiciones ideológicas? En 1944, Friedrich A. Hayek, premio Nobel de Economía 1974, publicó un libro seminal: Camino de Servidumbre. En él, Hayek advirtió que un sistema tendiente a la planificación y el control estatales inevitablemente degenerará en la servidumbre impuesta por el autoritarismo y la corrupción.

Como bien señaló entonces el pensador austriaco, cuando un poder se propone planificar toda la vida económica, debe ser consciente de que sus ideas y políticas le llevarán, tarde o temprano, a asumir poderes represivos y totalitarios, y a abandonar toda moralidad. Así, el poder atraerá a su seno a los individuos más inescrupulosos y menos respetuosos de los derechos de los demás. Es decir, a aquellos que prefieren utilizar la jerarquía y la autoridad en lugar de la cooperación y la persuasión, la fuerza en vez del intercambio, y la arbitrariedad y el abuso indiscriminado por sobre las reglas de juego imparciales y la ley. Así, OXFAM pavimentó su propio camino de servidumbre, y lo hizo recorrer a los desfavorecidos que supuestamente decía ayudar y proteger.

Por eso apenas sorprende que la gran cantidad de personajes, instituciones, medios, universidades que tradicionalmente coreaban y amplificaban cada nuevo documento de OXFAM en contra del mercado o las empresas, ahora guarden silencio sobre el escándalo. Muestran así, indirectamente, que la agenda de muchos de ellos es la de una ideología del odio, no la de la verdad o la decencia.

Al respecto, en estos días he preguntado, vía Twitter, a los tradicionales activistas y académicos mexicanos en favor de la “justicia” y la igualdad su opinión sobre el caso: Carmen Aristegui, Elena Poniatowska, Lydia Cacho, José Merino, Jenaro Villamil, Lorenzo Meyer, Genaro Lozano, Epigmenio Ibarra y muchos más, varios de ellos colaboradores de la propia transnacional de las buenas conciencias (y hasta con derivaciones potencialmente riesgosas hacia la campaña presidencial de López Obrador). Todos fingieron demencia y guardaron silencio, excepción hecha de Sergio Aguayo, quien me comentó que había otras prioridades, y Gerardo Esquivel, autor predilecto de OXFAM, quien profirió algún insulto, antes que argumentar. Incluso, artistas “progresistas” como Gael García Bernal o Macaco, embajadores mexicanos de OXFAM, han hecho mutis y escondido la cabeza, sin aprender de los ejemplos de la actriz Minnie Driver, el obispo Desmond Tutu o el cantante Miguel Bose, que renunciaron horrorizados y apenados a seguir representando a esa ong con oficinas en 90 países.

Así, éstos y aquellos dieron testimonio de que artistas, periodistas y académicos metidos a activistas de las causas “buenas” y “correctas” en realidad se convierten en buenos activistas (tal vez hasta mejor retribuidos) pero en malos periodistas, malos académicos y malos artistas. Y peores seres humanos. Son la hiprogresía.

¿Hasta donde llegará el affaire OXFAM? Aún es temprano para decirlo. El gobierno británico amenazó con cortar sus subvenciones y el Parlamento inglés tratará el escándalo esta semana, mientras OXFAM aún hace poco para facilitar el castigo de los culpables. Quizá todo terminé en algunas renuncias y listo: asunto archivado. Pero lo cierto es que el escándalo ya pegó en la línea de flotación del más salvaje anticapitalismo. En hora buena para los desheredados de la tierra que merecen y necesitan un mejor futuro que sólo ayudan a proporcionar el realismo, el mercado y la libertad.

http://www.asuntoscapitales.com/articulo.asp?ida=8806
La única Revolución es la Revolución Moral
Martin Luther King
  0

Avatar de Usuario
T a j a n t e
Mensajes: 12939
Registrado: 15 Ago 2015 8:43 pm

Re: Quién ayuda y quién no ayuda

Mensajepor T a j a n t e » 20 Feb 2018 4:53 am

"Los donantes, las agencias de desarrollo y los legisladores, en general, han optado por ignorar las flagrantes señales de alarma, y han seguido buscando el modelo basado en la ayuda, incluso cuando se ha hecho evidente que la ayuda, bajo cualquier forma, no funciona".


"Si no encontramos una manera de eliminar las barreras al libre ejercicio de los derechos económicos, cualquier otro enfoque fracasará".


Hacer el desarrollo de manera diferente
Tomados en conjunto, esto significa que el dilema del "outsider" se puede superar con una nueva estrategia para el desarrollo económico que primero reconoce que los de afuera no pueden diseñar las soluciones de manera efectiva. Los think tanks (grupos de reflexión) independientes locales con el conocimiento, la capacidad y la ambición de eliminar las barreras a la libertad económica y restaurar los derechos económicos son los mejor calificados para hacerlo.

La nueva estrategia también reconoce que la forma más práctica de avanzar en muchos países es simplemente eliminar las barreras a la libertad económica que impiden que los empresarios y la gente común sean productivos. Esas reformas son significativas. Al concluir su último libro, Easterly aclara que tiene esperanzas sobre el futuro porque incluso "un cambio incremental positivo en la libertad producirá un cambio positivo en el bienestar de los pobres del mundo".

Además, la nueva estrategia reconoce que hay un rol para "outsiders". Los filántropos pueden alimentar proyectos de investigación y abogacía locales en todo el mundo. Pueden financiar organizaciones independientes que están comprometidas con las reformas que construyen y fortalecen las instituciones necesarias para el desarrollo económico. Con los recursos actuales, los "think tanks" de todo el mundo están logrando consistentemente reformas significativas. Cada una de esas reformas tiene un impacto medible en los índices clave y consecuencias positivas y cuantificables para los pobres.

Con más ayuda, pueden lograr aún más.
"Si no hay justicia para el pueblo, que no haya paz para el gobierno".
  0

Avatar de Usuario
Fermat
Mensajes: 4769
Registrado: 11 Ago 2015 5:31 am

Re: Quién ayuda y quién no ayuda

Mensajepor Fermat » 27 Feb 2018 3:38 am

De Lenin a Oxfam: La hipócrita y cómplice doble moral de la izquierda global
Negar, ocultar y minimizar crímenes del socialismo revolucionario es común a todo el espectro de izquierda
Guillermo Rodríguez González, Feb 25, 2018

Imagen
Sobraron propagandistas occidentales a Lenin, Stalin, Mao, y hasta a Pol Pot. Como a Castro, e incluso a Chávez y Maduro. (Monumento a las víctimas del comunismo, pxhere)

Explica en Memoria del Comunismo Jimenez Losantos que la complicidad del socialismo moderado con el revolucionario se remonta a los crímenes de Lenin. Socialdemócratas franceses tenían corresponsales rusos. Iniciadas las matanzas bajo Lenin, los alertaron esperando apoyo de la prensa socialista de Europa. Fueron censurados por sus patrones de Europa occidental –temprana y detalladamente informados de los crímenes soviéticos– Cayeron, víctimas del terror bolchevique y la complicidad izquierdista occidental. Hipócrita complicidad temprana, repetida en cada oportunidad –mayor o menor– hasta hoy.

Durante las hambrunas de Stalin –genocidios de rusos y ucranianos– socialistas ilustres como Bernard Shaw, Sidney y Beatrice Webb, o Edouard Herriot, fueron invitados del poder soviético en giras por la famélica Ucrania en que millones morían de hambre por la colectivización forzosa. Mientras su grano era expoliado y exportado en 1932 y 1933. Todos y cada uno proclamaron que los informes de la hambruna eran falsos. Shaw afirmó “no he visto una persona desnutrida en toda Rusia.” El –también socialista– corresponsal del New York Times, Walter Duranty –premio Pulitzer por sus “informes” sobre la Rusia bolchevique– afirmó siempre que las denuncias sobre la hambruna eran falsas. Sabía que eran ciertas.

Negar, ocultar y minimizar crímenes del socialismo revolucionario es común a todo el espectro de izquierda. Intelectuales, periodistas, artistas y políticos izquierdistas fueron, y son tan entusiastas propagandistas del totalitarismo revolucionario presente como tímidos críticos de, alguno que otro, totalitarismo revolucionario pasado. Entre los propagandistas occidentales de los totalitarismos socialistas, la diferencia entre los que saben todo y mienten y los que se niegan a enterarse aunque lo vean, es que los segundos son más despreciables. Sobraron propagandistas occidentales a Lenin, Stalin, Mao, y hasta a Pol Pot. Como a Castro, e incluso a Chávez y Maduro. Esos –que los revolucionarios violentos denominan despectivamente “tontos útiles” –a quienes nunca dejaron de perseguir y exterminar desde el poder–, cobardemente comparten la “moral revolucionara” de los criminales que defendían –y defienden– con pasión.

Seguir leyendo:
https://es.panampost.com/guillermo-rodriguez/2018/02/25/lenin-a-oxfam-hipocrita-complice-doble-moral-izquierda/
  0

Avatar de Usuario
Fermat
Mensajes: 4769
Registrado: 11 Ago 2015 5:31 am

Re: Quién ayuda y quién no ayuda

Mensajepor Fermat » 27 Feb 2018 3:39 am

Atribuirse a sí mismos el bien absoluto y a quién se oponga a ellos, el mal y la condenación, suena a discurso religioso. Y lo es. El socialismo es una difusa religiosidad sustitutiva. El marxismo una específica religión totalitaria no deísta, destilada de la larga tradición de las herejías comunistas cristianas. Creerse –como dogma incontestable de su fe– agente del bien absoluto y transcendente permite a los revolucionarios cometer los mayores y peores crímenes, atribuyendo a sus víctimas –y a quienes los resisten y denuncian– maldad absoluta. Esa falsa moral que comparte cobardemente la izquierda moderada explica su complicidad con todo crimen revolucionario. Son, a sus propios ojos, revolucionarios de segunda fila. No se limitan a negar o justificar en nombre de la supuesta bondad absoluta del socialismo todos los crímenes revolucionarios. También sus propias e hipócritas miserias.
  0


Volver a “Internacionales”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados