Los milagros del valle de Piracicaba

Avances hacia el mundo del futuro
Avatar de Usuario
Fermat
Mensajes: 5521
Registrado: 11 Ago 2015 5:31 am

Los milagros del valle de Piracicaba

Mensajepor Fermat » 24 Ene 2019 4:16 am

Sol Park, AmericaEconomia, 22/01/2019

Imagen

¿Es un pájaro, una avioneta? Es un dron que vuela sobre las cosechas brasileñas. Un ejemplo de las agrotecnologías que hoy se ejecutan en el nuevo ecosistema de innovación del municipio de São Paulo Piracicaba, un valle que se convierte en modelo global Agtech

Rennan Castoldi Santiago ingresa al campo dorado y se detiene unos segundos para disfrutar del escaso viento que ingresa a la plantación de trigo. El intenso calor que vuelve perezosos a los hombres en Paraná, Brasil, se convierte por pocos segundos en un hervidero un poco más habitable. Y con las espigas rozándole el pecho, Rennan imagina el futuro cercano, ese tiempo en que aterrizará sobre estas tierras una revolución tecnológica que su abuelo Adelino Castoldi, de 85 años, es incapaz de proyectar. Si cierra los ojos, Rennan ya escucha el zumbido de un dron…

El ingeniero agrónomo de 30 años lidera la Hacienda Planalto desde hace cuatro años. Pero a pesar del honor concedido por Don Adelino, al nieto techie no le bastó con solo heredar las nuevas responsabilidades administrativas. Rennan optó por concebir ahí una transformación productiva para las 340 hectáreas del terreno familiar, mediante la agricultura de precisión. Así fue como, en pocas semanas, en este campo se comenzó a escuchar el paso de los tractores John Deere que recolectan el trigo y, al mismo tiempo, dibujan un mapa de la productividad agrícola, un registro científico que indica la variabilidad productiva de cada lote y compara, en línea, los datos estimados con los datos reales.

Rennan tiene un cómplice para este giro en 180 grados. Es Marcelo Pezzati, su compañero de universidad y ahora socio laboral, encargado de mapear la hacienda con un sistema de posicionamiento global (GPS) y sensores que obtienen muestras de suelo que, luego de ser llevadas al laboratorio, estiman la cantidad exacta de fertilizantes y pesticidas que necesita cada zona del campo familiar. Esta agricultura con evidencia científica también trajo hasta el lugar a nuevos insectos que cruzan el cielo caldeado de la hacienda, drones que sobrevuelan el terreno para tomar una seguidilla de imágenes.

Para completar el laboratorio en terreno, analistas llegan cada día hasta la hacienda para tomar muestras de hojas por sector, para determinar así el estado de cada metro cuadrado. Renann y Marcelo, de este modo, podrán prevenir desastres ocasionados por plagas, detectar rápidamente la aparición de enfermedades y aplicar fertilizantes exactamente donde el terreno los necesita.

“La agricultura de precisión va en la misma línea de la idea que tengo de la tecnología, que es intentar utilizar de forma más asertiva y racional los insumos y los recursos que tenemos disponibles en el momento”, justifica el agricultor. Una definición no muy lejana a la que tiene José Paulo Molin, profesor de la Escuela Superior de Agricultura Luiz de Queiroz, de la Universidad de São Paulo (USP): la agricultura de precisión es "entender que los cultivos no son uniformes y, por esa razón, ahora es posible optimizar por la disponibilidad de las tecnologías modernas, que permiten mayor eficiencia en las características especiales de cada espacio".

Desde que implementó las primeras prácticas tecnológicas en la hacienda, en 2014, Rennan Castoldi calcula que la productividad ha aumentado en un 20%, y ha podido reducir los costos en fertilizantes en un momento en el que el precio de una tonelada del insumo subió casi US$ 260 en São Paulo, en 2018.

Ver el futuro
Rennan Castoldi es solo uno de varios ejemplos virtuosos del municipio paulista de Piracicaba, más conocido por los emprendedores como el Vale do Agtech, no solo parecido geográficamente al estadounidense Silicon Valley, sino también por su combinación de universidades, empresas, centros de investigación y startups relacionadas con la aplicación de tecnología moderna en la agricultura. Una nueva industria de agrotecnología que solo en 2017, según el reporte de AgFounder, tuvo una inversión internacional de US$ 10,1 mil millones, un 29% más que el año anterior. Incremento que también calza con el interés de los inversionistas: según una encuesta de Finistere Venture, realizada a inversionistas, el 33% ha respondido que la agricultura de precisión fue el sector del Agtech con mayor oportunidad de inversión en los últimos 24 meses.

En este ambiente de entusiasmo para invertir en Agtech, Brasil es uno de los países que los players internacionales están mirando con mayor atención. Esto, porque sus productos agrícolas representaron el 44% de sus exportaciones (US$ 96 mil millones) en 2017, según el Ministerio de Agricultura del país; porque según el ranking de las 500 Mayores Empresas de América Latina, de AméricaEconomía, el país cuenta con 32 de las 78 grandes empresas latinas ligadas al rubro, las que en 2017 lograron el 57% del total de ventas asociadas al sector, a nivel latinoamericano, lo que equivale a US$ 219 mil millones; y porque casos como la plantación de Renann Castoldi, donde trabajan los drones de la startup Horus Aeronaves, representan una exquisita concentración de experiencias transformadoras para ver lo que será el futuro mundial de la agricultura. En Piracicaba, según el segundo censo Agtech realizado por AgTech Garage, se concentra el 46% de las 184 startups paulistas abocadas a esta industria.

"Obviamente, Estados Unidos tiene más capital de inversión y mayor cultura de emprendimiento", reconoce José Tomé, cofundador de AgTech Garage, también ubicado en Piracicaba, "pero acá tenemos un mercado agropecuario muy grande y las empresas están buscando formas más rápidas y dinámicas de innovación, algo que pueden encontrar acá", advierte.

El lugar donde los peces paran
Tal como un ejercicio de arqueología de las antiguas civilizaciones fluviales, se puede explorar este nuevo tech hub siguiendo la orilla del río Piracicaba. En vez de excavar y descubrir reliquias de la revolución neolítica, en las tierras fértiles del municipio paulista se pueden encontrar a jóvenes emprendedores calzando ojotas. Son pioneros en la creación y uso de soluciones para la agricultura de vanguardia del siglo XXI.

Son también los que suelen recorrer el barrio histórico, ubicado al norte del municipio. Una hilera de casas coloniales de ladrillos rojos en calles de adoquines, inmuebles que componen la Usina de Innovación Monte Alegre, donde alguna vez funcionó la principal fuerza económica de la ciudad, la gigante usina de caña de azúcar de Monte Alegre.

En contraste a la fábrica construida en 1910, sin techos ni ventanas y con sus chimeneas industriales apagadas desde la década de los 80, la Usina de Innovación posee espacios remodelados que albergan a startups como Jetbov y Aegro, consultoras, incubadoras y oficinas de capital de riesgo para Agtech como Monte Alegre Ventures y SP Ventures.

Desde la pequeña colina al lado de la usina, se ve la fábrica de equipos para la construcción, minería y agricultura de Caterpillar, una de las 20 mayores exportadoras de Brasil. Por el otro lado, están los edificios administrativos de Raízen, y el joint venture entre los activos de azúcar, combustible y etanol de Shell y Cosan, alianza que se convirtió en la mayor exportadora internacional de caña de azúcar del mercado internacional.

Justo al lado de Raízen y en la orilla del río, está el Parque Tecnológico de Piracicaba. El espacio de 2,2 millones de metros cuadrados es una iniciativa del gobierno estatal de São Paulo y del municipio de Piracicaba. El parque alberga más de 50 grandes y pequeñas empresas, entre ellas 13 startups incubadas del sector agrícola, industrial y biotecnológico. Además, allí está instalada la Facultad Tecnológica del Estado de São Paulo y el Instituto Federal de Educación, Ciencia y Tecnología, para 960 y 1.000 alumnos, respectivamente.

Siguiendo el caudal del río, hacia el sur, está la Escuela de Ingeniería de Piracicaba, la Universidad Metodista de Piracicaba y el campus de Piracicaba de la Universidad de São Paulo, donde se ubica su escuela de agricultura -la Esalq- que calificó cuarta en el ranking internacional de carreras de QS, en 2018, y que también tiene su propia incubadora de empresas tecnológicas, EsalqTec.

En todo este trayecto, hay incontables startups, empresas como Coplacana y CNH Global, y centros de tecnología como el CTC, el mayor de tecnología cañavera del mundo, y el Centro de Energía Nuclear en la Agricultura de Esalq. Una concentración de iniciativas que justifican el origen etimológico de Piracicaba, "el lugar donde los peces paran", un municipio que hoy puede jactarse de estar dando forma al ecosistema de innovación del AgTech brasileño.

"Es muy importante que exista un Valley, un ecosistema que tenga densidad de innovadores para atraer y multiplicar nuevos talentos", destaca José Tomé, de AgTech Network. "Piracicaba es una región que tiene talento, empresas y un buen ambiente para vivir. Además, es una ciudad donde puedes conversar con las personas en el día a día sin mucha burocracia, cerca de las ciudades de São Paulo, Ribeirão y Campinas", agrega.
Y justamente estas fueron las ventajas que vio Flavio Hertz cuando abrió la sede de Piracicaba de Horus Aeronaves, la empresa que creó el dron que vuela sobre la hacienda de Rennan Castoldi. Hertz fundó la compañía en Santa Catarina, desarrollando una solución transversal, desde la fabricación del hardware hasta el procesamiento de los datos para el cliente. El dron vuela con autonomía, procesa y monitorea los campos con cámaras inteligentes y analiza la información con Inteligencia Artificial (IA), identificando rápidamente las malas hierbas, las áreas afectadas por plagas o un problema nutricional. Según Hertz, las haciendas que utilizan su tecnología aumentan en promedio la productividad entre 10% y 15%, y ahorran insumos en 25% y 35%.

Actualmente, los drones de Horus Aeronaves monitorean aproximadamente 500 mil hectáreas de todo Brasil, de las cuales el 30% está en São Paulo.
Por esta razón, la apertura de la filial en Piracicaba fue una decisión estratégica, mediante la cual la empresa ofrece servicio técnico, la mantención de los equipamientos y cursos de entrenamientos a los clientes de la región. "Una buena parte de empresas de Agtech están localizadas en la región y el movimiento del Valle de Piracicaba nos permite la proximidad con clientes potenciales", dice Hertz.

Seguir leyendo:
https://www.americaeconomia.com/negocios-industrias/los-milagros-del-valle-de-piracicaba
  0

Volver a “Tecnología y Ciencia”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 4 invitados