Elecciones en Andalucía: La hecatombe del PSOE abre la puerta a un gobierno de la derecha en Andalucía

Acontecimientos alrededor del mundo
Avatar de Usuario
The Unforgiven
Mensajes: 4529
Registrado: 29 Ago 2015 10:24 am
Ubicación: Hangar 18
Status: Seek and Destroy!

Elecciones en Andalucía: La hecatombe del PSOE abre la puerta a un gobierno de la derecha en Andalucía

Mensajepor The Unforgiven » 02 Dic 2018 8:30 pm

La hecatombe del PSOE abre la puerta a un gobierno de la derecha en Andalucía.

Imagen

Vuelco electoral. Resultado histórico. Andalucía pasa página. La derecha puede gobernar en Andalucía y romper por primera vez con cuatro décadas de gobiernos ininterrumpidos del PSOE, que ha estado al mando de la autonomía andaluza desde las primeras elecciones. El indiscutible batacazo de Susana Díaz, que sufre un castigo inesperado en su virulencia (pierde de una tacada 14 diputados y casi 7,5 puntos porcentuales) y sobre todo la irrupción inusitada de Vox en el Parlamento andaluz podrían hacer posible el cambio que se resistía en Andalucía convocatoria tras convocatoria, con una contumacia que ha sido objeto de sesudos análisis dentro y fuera de la comunidad.

La derecha puede gobernar en Andalucía y presumiblemente lo va a hacer la próxima legislatura gracias a los diputados de Vox, el partido de la ultraderecha que ha reactivado a los votantes conservadores que se habían refugiado en las últimas convocatorias en la abstención. El mensaje radical del partido que lidera Santiago Abascal ha cautivado a cerca del 11% de los votantes andaluces, lo que puede significar que, en contra de lo que cabía esperar, ha arrastrado tras de sí no solo a antiguos seguidores del PP sino incluso a votantes de la izquierda o al menos del centroizquierda.

Así se desprende del hecho de que el severo castigo sufrido por el PSOE no se haya traducido en un aumento del voto para Adelante Andalucía, la coalición formada por Podemos e Izquierda Unida, la otra gran perdedora de la noche; sino que las fugas se habrían producido hacia la abstención -que ha sido muy significativa en los bastiones de la izquierda- y también hacia el bloque de la derecha.

Imagen

Juanma Moreno se postula como presidente

El vuelco electoral podría darle la Presidencia de la Junta de Andalucía a Juan Manuel Moreno Bonilla, el candidato del PP que partía con el peor de los pronósticos y que tampoco ha sabido taponar la sangría de votos, habiendo perdido 7 escaños en el Parlamento andaluz, y colocándose, con 26 diputados, en la misma cifra que obtuvo en 1990 Gabino Puche, un resultado que entonces se antojaba irrelevante frente a la abultadísima mayoría absoluta de Manuel Chaves.

En lo que a Ciudadanos respecta, no solo no se ha producido el sorpasso que vaticinaban algunas sondeos, sino que su indiscutible ascenso en los resultados (más del doble de escaños) ha sabido a poco a quienes esperaban que estas elecciones supusieran para la formación naranja el despegue definitivo para convertirse en alternativa real de gobierno y no una mera muleta en la configuración de mayorías.

Su candidato, Juan Marín, celebraba anoche los resultados junto a los líderes del partido, Albert Rivera e Inés Arrimadas, que se habían desplazado a Sevilla a saborear su vaticinado éxito electoral. Pero en su ánimo no era difícil hallar el rastro de la decepción por las expectativas frustradas de alguna manera. Marín anunciaba anoche su intención de presentar su candidatura a la investidura como presidente de la Junta de Andalucía, pero su ascenso no parece ser suficiente para cuestionar a Juan Manuel Moreno al frente del pacto a tres que se barrunta ya en el Parlamento andaluz.

Vox, la revelación

Si los mensajes del PP y Ciudadanos durante la campaña permiten vaticinar que el pacto entre ambos será relativamente fácil, algo más complicada podría ser la relación con Vox, el partido revelación de estas elecciones con el juez Francisco Serrano de candidato. «Adiós, Susanita, adiós», cantaban ayer los seguidores de Vox en el hotel Ayre de Sevilla, en mitad del discurso de su líder, Santiago Abascal, quien se arroga el mérito de haber acabado «con 36 años de corrupción». La formación radical -que ha desplegado durante la campaña un potente discurso sobre la unidad de España y contra los separatismos, contra la «invasión» de la inmigración ilegal o por la recuperación del Peñón de Gibraltar- obtuvo en 2015 un exiguo 0,46% de los votos. En cuatro años se ha aupado a los 12 escaños, con casi el 11% de los votos.

Susana Díaz, la gran perdedora

En sentido contrario, una de las decepciones de la noche ha sido para Teresa Rodríguez, candidata de la confluencia de Podemos e Izquierda Unida, que se presentaba bajo las siglas de Adelante Andalucía, convencida de que podía incluso colocarse en segunda posición. Pero la desmovilización de la izquierda ha frustrado sus aspiraciones hasta tal punto de perder incluso 3 de los 20 escaños que los partidos confluyentes habían conseguido por separado.

Con todo, la gran perdedora de la noche, sin duda, fue Susana Díaz, a la que estos resultados convierten en responsable histórica de haber dinamitado en un tiempo récord la herencia recibida y haber perdido el control de la comunidad autónoma precisamente ahora que el PSOE vuelve a gobernar en La Moncloa.

Con los peores resultados de la historia de la autonomía andaluza, el PSOE sigue siendo, sin embargo, el partido más votado, con el 28 por 100 de los votos y 33 escaños. Pero la victoria es sin duda la más amarga de las vividas por Susana Díaz en su trayectoria política, una trayectoria que parecía imparable cuando se convirtió en la elegida por José Antonio Griñán en 2013 para sucederle en la Presidencia de la Junta y desplegó en el partido y en las instituciones su recién descubiertas dotes para el encantamiento político.

Su estilo cercano y populista la convirtieron pronto en un personaje inevitable en todos los foros políticos, codeándose con la Familia Real y las empresas del Ibex con la misma soltura con la que despacha con sus vecinas de Triana, a las que cita con frecuencia en sus discursos.

Esa facilidad para introducirse en los cenáculos y su inestimable ambición política fueron fundamentales para que Susana Díaz creyera firmemente que podía hacerse con el control del partido, aun a costa de provocar una crisis inaudita en el seno de la organización. Pero se equivocó midiendo sus fuerzas y se equivocó sobre todo midiendo las posibilidades de Pedro Sánchez, que la acabó derrotando de forma incontestable en las primarias de mayo de 2017.

Díaz retornó entonces a sus cuarteles de invierno para hacerse fuerte en Andalucía, allí donde los socialistas no la cuestionaban y donde gobernaba con cierta comodidad de la mano de sus socios parlamentarios de Ciudadanos.

El juego del adelanto electoral

A su regreso, descubrió sin embargo que el Gobierno andaluz había perdido el pulso de la calle, que se levantaba en protestas todas las semanas por los severos recortes en la sanidad. Una extensa crisis de gobierno y la renovación de sus promesas electorales le sirvieron para convencerse de haber enderezado el rumbo de la legislatura.

Después, llegaría el vuelco en La Moncloa y la decisión de Ciudadanos de romper su pacto con el PSOE, culpando a Susana Díaz de haber incumplido sus compromisos.

Cuando Susana Díaz decidió disolver el Parlamento y adelantar tres meses la convocatoria electoral buscaba supuestamente más estabilidad para la comunidad autónoma. «Para que en enero podamos estar ya trabajando en un nuevo presupuesto y ahorrarles a los andaluces seis meses de incertidumbre», dijo entonces la presidenta en la comparecencia con la que justificaba su decisión.

Hoy esa decisión se revela totalmente equivocada. De hecho, entonces, su gobierno ni siquiera sufría un contexto de inestabilidad insostenible pues, aunque es cierto que Ciudadanos había resuelto retirarle su apoyo, Susana Díaz ni siquiera había presentado aún sus presupuestos ni había explorado otras vías de negociación alternativas, por ejemplo con Podemos, que se había ofrecido a ello.

En ese momento, las relaciones diplomáticas entre el PSOE y Podemos eran inexistentes, como lo habían sido durante toda la legislatura pero, de haber querido agotar todas las opciones, Díaz podría haber planteado la negociación para aprobar las cuentas de 2019 y llegar a marzo con un marco presupuestario que diera estabilidad a la comunidad, pasara lo que pasara en las elecciones.

Pero el objetivo de Díaz nunca fue llegar a marzo sino convocar las elecciones en solitario y evitar medirse en unas generales conjuntas con Pedro Sánchez. Si con el adelanto electoral Díaz quiso amarrar el poder institucional, el resultado ha sido que ha perdido absolutamente el mando sobre Andalucía y malogrado, al menos durante un tiempo, su capital político.


https://www.elmundo.es/andalucia/2018/1 ... b45df.html
La justicia está perdida, la justicia ha sido violada,la justicia se ha ido, tirando de tus cuerdas, la justicia está acabada, buscando ninguna verdad, ganar es todo, lo encuentro muy terrible muy cierto, muy real.
  0

Avatar de Usuario
jofran
Mensajes: 6933
Registrado: 31 Ago 2015 8:05 am

Re: Elecciones en Andalucía: La hecatombe del PSOE abre la puerta a un gobierno de la derecha en Andalucía

Mensajepor jofran » 02 Dic 2018 8:47 pm

La culpa no es toda de Susana Diaz sino tambien del rechazo a Pedro sanchez y su cercanía a la ultraizquierda y a los independentistas de Cataluña. Ella lo sabe pero no lo puede decir. El electorado de Cataluña ha visto bién donde está el peligro.
  0


Volver a “Internacionales”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados